9 nov. 2010

Lo prohibido amarra, ata, te agarra de la mano y no te suelta, no permite que te alejes. Te cautiva, te mantiene con la respiración entrecortada. Lo prohibido no te deja dormir, te hace sonreír, te hace querer mas. Lo prohibido nos acelera, nos tranquiliza, nos protege, nos expone. Lo prohibido nos forma una coraza con agujeritos. Lo prohibido siempre nos lleva mas allá, nos transporta a otro planeta, nos guía hacia un lugar que no tiene buen puerto. Nos demuestra lo que es un buen escondite. Nos cierra todas las puertas que nos conducen a un buen accionar.
Y sin dudarlo, lo prohibido me fascina, me enloquece, me marea, me mantiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario