1 nov. 2010

¿Cual es la que se esconde?

Estaba completamente segura de tener 2 personas habitando su interior. Dos personas que luchaban por ganar la personalidad, ganar el cuerpo. Dos personas que salian a la luz en cualquier horario del dia, y que no sabian definirse en tiempos concretos.

Y eso le traía un gran dilema. Porque analizando la situación, sabia que no podía contener dos seres totalmente distintos, irracionales, dentro de una jaula.

Por un lado, estaba Aylen, la que no creía en nada. No creía en el amor, y no quería asomarse a el. No creía en dios, en ningún santo, en ninguna virgen, y menos que menos en la iglesia. No creía en el viento, en la lluvia, ni en el sol. No creía en las personas, desconfiaba de los desconocidos, se mantenía alejada de los enemigos, y no cruzaba palabra con ella misma. Desconfiaba de su ser, por esta dualidad de tener dos personalidades. Dudaba de las buenas voluntades, no se llevaba bien con los siempre contentos, y no habia nada que la terminara de conformar. Para ella, todo tenia un fin, que a la larga o a la corta llegaria.

Por otro lado, y al 100% en desacuerdo con la anterior Aylen, se hallaba Aylen la que estaba enamorada de la vida. La que cerraba los ojos disfrutando el viento que entraba por la ventana del colectivo. La que creía en la sonrisa de la gente, en la luz de las pupilas de un niño, y sobre todo en el amor. El amor conjugado a todos los aspectos de la vida. La que confiaba, caía, volvía a levantar. La que abrazaba a mas no poder, la que era en su totalidad un color lleno de vida. No era increíblemente feliz, pero aprovechaba cada rayito de sol que iluminaba su cara. Su silencio no era mas que un trayecto solo de ida hacia ese lugar donde ella sola sabía llegar, y de donde nunca quería volver.

Dependiendo su estado de animo, cualquiera de las dos Aylenes se activa.

Y hoy por hoy, la optimista, la que cree en el cielo, en su estrella, y en las nubes, está ganando territorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario