7 dic. 2010


Tenía mil cosas para decirle. Quería decirle que nunca se vaya, que se quede siempre al lado mio. Quería decirle que todo este tiempo lo extrañé como jamás había extrañado a nadie. Que es el mejor para mi, que es perfecto. Quería decirle que ya no me importa que fume adelante mio, que su olorcito a fuego es lo que me impulsa a sonreír cada vez que en la calle alguien fuma. Quería decirle que no hay nadie como el. Que su voz me tranquilizaba y que junto a el, las tristezas eran chiquitas, eran mínimas, porque el me hacía feliz, indudable e irreductiblemente feliz. Que su espalda era el pasaporte directo al parque de diversiones y que su risa era mi linterna cuando se cortaba la luz. Quería decirle que nadie lo va a reemplazar, que el siempre va a ser el dueño de mi corazón. Me moría de ganas de hacerle saber que todavía tengo nuestra foto en mi mesita de luz. Quería decirle que mas allá de sus cagadas y de las mías, yo quiero que el sea mi futuro, porque somos chicos y eso es lo que hacemos, arruinar todo, hacer cosas sin pensar, equivocarnos, caer y volver a levantarnos, porque estamos aprendiendo, porque estamos creciendo. Pero, ¿que mejor que saber que el me quería a pesar de todo?. Moría por decirle que no me importaba nada de nada, que daría todo por volver a verme en sus ojos. Quería hacerle saber que no hay letra mas linda, que la de el, en sus cartas. Que nunca me voy a olvidar de el; que el fue mi primer amor. Que quiero envejecer al lado de el, y ver el mar agarrados de la mano. Quería decirle que los panchos son más ricos si los hace él, y ni te cuento los ravioles recalentados. Que yo pondría el pecho por el, la misma o mas cantidad de veces que el lo puso por mi. Que me bancaría todo lo que se venga por su amor. Quería hacerle saber que me encantaba hacerme la caprichosa con el, por el simple hecho de que me encantaba que me cumpliera todo con una sonrisa en su cara. Que aprendí mucho a su lado, y que la nieve al lado de el era más blanca. Quería decirle que en los últimos 3 años y medio que pasé pensando en el, me jugaba todo el cielo por tenerlo adelante. Que el mundo dolía menos en sus brazos, y que los minutos que tardaba el agua en hervir, eran mucho mas divertidos con el al lado. Que quería tener miles de hijos con sus lunares, con sus locuras.
Quería decirle todo eso, y miles de cosas mas. Quería decirle que lo voy a amar para toda la vida, y lo único que me salio decirle fue CUANDO PIENSO EN VOS, SIMPLEMENTE SE DETIENEN MIS SENTIDOS.
Alguna vez comenté que odio lo poca-palabra que puedo llegar a ser en esos momentos críticos?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario